Customer service: (34) 938468392
  • En los próximos 5 años, el 50 % de las cubiertas industriales en nuestro país contarán con placas solares.
  • EIG realiza proyectos completos, seguros y legalizados de la máxima calidad, utilizando solo productos de primeras marcas.

Con una escalada en los precios de la energía que ha hecho que en España se sigan batiendo récords históricos en este apartado casi a diario durante los últimos tres trimestres, la factura del consumo eléctrico se ha convertido en una de las principales preocupaciones de las empresas industriales; que luchan constantemente por encontrar maneras de ser más competitivas y reducir sus costes de producción. La Instalación de placas fotovoltaicas más allá del ahorro económico.

Y es que la industria requiere de un mayor consumo eléctrico que casi cualquier otra actividad, siendo quizás el mejor ejemplo de esto es un sector electrointensivo que por sí mismo acapara el 25 % del consumo eléctrico nacional, lo que implica unas facturas más elevadas que las viviendas particulares, empresas de otro sector o administraciones públicas.

Así, si la instalación de placas de energía solar fotovoltaica que permiten a sus usuarios realizar un autoconsumo que reduzca tanto su factura energética como su dependencia del mercado eléctrico es rentable en cualquier caso, lo es especialmente en la industria.

En este sector, lo más habitual es que todas aquellas empresas que deciden adoptar un modelo de autoconsumo alcancen un ahorro del 60 % en su factura eléctrica, que en algunos casos puede alcanzar porcentajes entre el 70 y el 80 %.

Instalación de placas fotovoltaicas, beneficios que van más allá del ahorro económico

Pese a que este ahorro económico suele ser el principal beneficio que impulsa a las empresas industriales a apostar por la energía solar fotovoltaica, en especial desde la derogación en 2019 del “Impuesto al Sol” ( Real Decreto 244/2019) que permitió a los auto-consumidores devolver parte de la energía eléctrica generada al sistema a cambio de una compensación económica; los beneficios que permite esta instalación van más allá de lo económico.

Rápido retorno de la inversión

Con un precio de la electricidad que, para la industria, sube de media entre un 1 y un 2 %, el ahorro económico que supone una instalación de autoconsumo hace que la inversión inicial requerida para llevar esta a cabo se amortice en un periodo entre 3 y 5 años. Con una vida útil cercana a los 30 años, en un producto que en el último lustro ha reducido su precio en un 80 %, hablamos de una instalación que producirá beneficios durante más del 70 % del tiempo de su servicio.

Bajo mantenimiento

Las instalaciones de autoconsumo industrial no necesitan apenas mantenimiento. Su funcionamiento depende de poco más que la luz emitida por el sol, y las placas no sufren inclemencias a causa de factores como el roce o el movimiento, al estar generalmente instaladas en las cubiertas de los centros o plantas productivas.

Bonificaciones fiscales

Las agendas tanto nacionales como internacionales en materia energética han hecho que las administraciones adopten todo tipo de iniciativas para impulsar la implementación y el uso de este tipo de instalaciones, como reducciones del IVI y el ICIO.

Mayor sostenibilidad

Este interés de los gobiernos en las instalaciones fotovoltaicas en la industria nace de la crisis climática en la que llevamos sumergidos a nivel global desde hace décadas. En aras de frenarla y lograr legar el mejor mundo posible a las futuras generaciones, los principales objetivos marcados por dichos gobiernos y administraciones son la reducción de las emisiones contaminantes y el crecimiento que las energías renovables tienen en la producción de energía eléctrica. Mediante la instalación de placas solares fotovoltaicas en sus plantas y centros productivos, las empresas industriales lograrán reducir su huella de carbono y aumentar su sostenibilidad.

Mejora de la imagen empresarial

Estrechamente ligado al punto anterior, ser más sostenibles no es algo solo importante desde un punto de vista medioambiental, sino también corporativo, dado que la concienciación de la sociedad en esta materia hace de la sostenibilidad un factor decisivo en su manera de consumir. Además, en un mundo cada vez más conectado y con mayor presencia en redes, las empresas se ven cada día más obligadas a crear y mantener una imagen de marca que represente sus valores; y aquí, el uso de energías renovables es un gran marco en el que situarse para relacionar conceptos como el compromiso, el respeto medioambiental y la sostenibilidad con el nombre de la empresa.

EIG, la mejor solución para aquellas empresas industriales que buscan apostar por la energía solar fotovoltaica

Por todo lo anterior, las previsiones y tendencias hablan de que, a lo largo de los próximos 5 años, el 50 % de las cubiertas industriales incorporarán paneles solares que permitan reducir costes y aumentar la competitividad

Pero, a la hora de llevar a cabo un proyecto en el que no solo están depositados conceptos como la imagen de marca o pilares para el futuro de la compañía como la competitividad, las empresas han de elegir el mejor compañero de viaje posible, pues su capacidad para dotarles de una instalación legalizada, segura y personalizada serán claves para sacarle el mayor provecho posible.

Un buen asesoramiento por parte de la empresa instaladora, que analice y explique todas las opciones y supuestos para poder elegir la mejor opción; hasta confeccionar a medida, de una manera personalizada la instalación de autoconsumo que se va a instalar es simplemente fundamental.

En este aspecto, EIG, empresa especializada en instalaciones de autoconsumo fotovoltaico industrial de entre 100 y 500 MW de potencia, se ha erigido como el mejor socio de aquellas empresas que deciden apostar por el autoconsumo.

Gracias a sus años de experiencia en el sector y a un equipo altamente especializado, EIG es capaz de realizar proyectos completos con servicios que van, desde su análisis previo a su supervisión, pasando por el diseño, la puesta en marcha y la instalación; garantizando siempre instalaciones certificadas y seguras, y de la máxima calidad al usar solo productos y soluciones de primeras marcas.